Show simple item record

dc.contributor.authorPardo, José 
dc.contributor.authorDe-Miguel, A.
dc.contributor.authorQuinones, Ana 
dc.contributor.authorMolina, María D.
dc.date.accessioned2020-12-11T08:49:59Z
dc.date.available2020-12-11T08:49:59Z
dc.date.issued2016es
dc.identifier.citationPardo, J., de-Miguel, A., Quiñones, A. & Molina, M. D. (2016). Picado y oleocelosis por insolación en la variedad Safor. Levante Agrícola: Revista internacional de cítricos, (430), 23-30.es
dc.identifier.issn0457-6039
dc.identifier.urihttp://hdl.handle.net/20.500.11939/6887
dc.description.abstractCada vez es más frecuente encontrar en los frutos cítricos daños causados por fisiopatías relacionadas con la radiación solar, sea porque esta es más intensa a causa del cambio climático o sea por el cultivo de nuevas variedades que son más sensibles. Es el caso de la mandarina Safor que muestra cierta sensibilidad al picado y la oleocelosis causados porla insolación. El picado se manifiesta en forma de pequeñas manchas de color oscuro, de aspecto suberificado, sobre la corteza del fruto en la cara más expuesta al sol (Figura 1, pág. 24), la cual previamente está afectada por planchado mostrando una zona amarillenta por la degradación de la clorofila y cierto aplanado del fruto. Los primeros síntomas de picado se observan a mediados de julio y el número de frutos afectados aumenta hasta finales de septiembre. Los mayores daños se han observado en plantaciones jóvenes. La causa de la alteración es la rigidez y falta de elasticidad de las células de la epidermis afectadas por planchado, con lo cual la acumulación de savia en los tejidos subepidérmicos induce la roturas de las glándulas de aceite y trasvasamiento de líquido provocando la aparición de una zona necrosada y reseca (Agustí et al., 2004). No solo afecta a la mandarina Safor, las variedades más sensibles al planchado a menudo presentan daños de picado por insolación, es el caso de la Clemenrubí, Clemensoon, Orogrós, Cultifort y Basol. En otras ocasiones, sin que la corteza del fruto este afectada por planchado, la radiación solar induce la rotura de glándulas de aceite y la liberación de los aceites esenciales que son fitotóxicos, provocando oleocelosis (Figura 2, pág. 24). En este caso los primeros síntomas se aprecian a finales de agosto como una decoloración amarillo-verdosa de forma irregular sobre fondo verde oscuro de la corteza del fruto y donde la zona afectada esta ligeramente deprimida, resaltando las glándulas de aceite. A medida que se aproxima la época de maduración las manchas se oscurecen, depreciando el valor del fruto. Los daños se presentan de igual forma en la cara del fruto mas expuesta al sol. La manera en que la radiación solar es capaz de provocar estos daños parece ser mediante la generación de radicales libres que poseen gran capacidad oxidativa y afectan entre otras a la estructura lípido-proteica de las membranas celulares de las glándulas de aceite (Maia et al., 2004; Knight et al., 2002). El tamaño de las manchas depende de la cantidad de aceite esencial vertido; en la mandarina Safor las manchas no suelen sobrepasar el tamaño de 7 milímetros de diámetro y la frecuencia varia de una a cinco por fruto. Esta fisiopatía es bien conocida en los países donde se cultiva la mandarina Encore que es extremadamente sensible y las manchas de oleocelosis suelen ser de mayor tamaño. Denominan la afección como “peel pitting”, “green rind spots” o “kohansho” en Japón (Medeira et al., 1999; Chikaizumi 2000; Vitor et al., 2001). Varios son los trabajos que han estudiado los posibles tratamientos a fin de reducir los daños por la radiación solar centrándose bien en el cultivo bajo malla, lo que supone un sobrecoste excesivo para el cultivo de cítricos, o bien mediante la utilización de protectores que reflejan parte de la radiación solar y diminuyen la temperatura de la planta como es el caso del silicato de aluminio (caolín) o el carbonato cálcico (Tsai et al., 2013; Chabbal et al., 2014). Con el fin de conocer en mayor profundidad estas dos fisiopatías y la respuesta de la variedad Safor ante diferentes tratamientos se diseñaron dos ensayos en los que además de los protectores mencionados se incorporaron para su estudio correctores foliares de calcio y silicio a fin de fortalecer la corteza y mejorar la respuesta del fruto.es
dc.language.isoeses
dc.publisherEdiciones y promociones LAVes
dc.rightsAtribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 España*
dc.rights.urihttp://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/3.0/es/*
dc.subjectOleocelosises
dc.subjectInsolaciónes
dc.subjectVariedad Safores
dc.titlePicado y oleocelosis por insolación en la variedad Safores
dc.typecontributionToPeriodicales
dc.authorAddressInstituto Valenciano de Investigaciones Agrarias (IVIA), Carretera CV-315, Km. 10’7, 46113 Moncada (Valencia), Españaes
dc.entidadIVIACentro de Citricultura y Producción Vegetal
dc.entidadIVIACentro para el Desarrollo de la Agricultura Sostenible
dc.identifier.urlhttps://www.edicioneslav.es/producto/num-430-1er-trimestre-2016/es
dc.journal.issueNumber430es
dc.journal.titleLevante Agrícolaes
dc.page.final30es
dc.page.initial23es
dc.rights.accessRightsopenAccesses
dc.source.typeelectronicoes
dc.subject.agrisH20 Plant diseaseses


Files in this item

This item appears in the following Collection(s)

Show simple item record

Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 España
Except where otherwise noted, this item's license is described as Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 España